Lo que no se desprende

Queremos cerrar la noche de hoy con una observación con el edificio Michigan (Detroit) como acompañante. Se trataba de un edificio usado como contenedor palaciego en películas y demás grabaciones, verdadera utilería, que entró en abandono y quedó utilizada como aparcamiento, como se observa en las fotografías.

El tiempo desprende y elimina la utilería (attrezzo), o bien la transforma, compactando y puliendo, como siempre, para dar pie a una función. Sin embargo, lo que permanece y no se desprende, se consolida por medio de nuevas capas que compactarán el proyecto como un todo, sin un tiempo definido.

Leer un proyecto de un arquitecto de la talla de Álvaro Siza, por ejemplo, es leer estos estratos no como etapas, sino como una in-resolución de un todo donde se interviene con un estrato más, con la consciencia de que no somos ni los últimos ni los primeros, y que justo por eso, es arquitectura. No interviene el arquitecto, interviene el tiempo en sus manos.

Sin título-3.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s